Blog médico de clinicacemtro.com

Tu salud nuestro objetivo

Descubriendo las necesidades técnicas a través de la práctica clínica…

Hace una semana el Dr. Guillén presentaba una ponencia en el foro mundial MIHealth, en Barcelona. Se titulaba “Cubriendo las necesidades en la práctica clínica”. En este foro el doctor explicó tres ejemplos de desarrollos tecnológicos aplicados a la práctica médica, y describió las circunstancias que llevaron a su desarrollo.

<alt>MIHealthForum

En el caso del artroscopio sin cables, fue el propio doctor Guillén el que operando un día se dio cuenta de que los cables le molestaban. Él mismo se dijo “no tiene sentido que estén estos cables aquí”. Y él mismo se fue a hablar con unos amigos ingenieros para ver si sería posible liberar a la artroscopia de la servidumbre de los cables, y a eso se pusieron. El primer artroscopio sin cables lo hicieron con un tubo vacío de Couldina.

En el caso de las Google Glass, el proceso fue inverso: las gafas llegaron al Dr. Guillén. En lugar de detectar una necesidad y buscar un desarrollo que la cubra, en este caso se tomó un desarrollo pensado para otros campos y se buscó qué aplicaciones prácticas podría tener en medicina. El proceso de pensamiento fue inverso: a través de las Google Glass se vieron ciertas carencias en la educación médica que podrían salvarse con desarrollos de este tipo. Pedro Guillén las puso a prueba ante un auditorio de 300 universidades y hospitales de todo el mundo. Si bien se vio que las Google Glass aún habían de mejorar para ser útiles en formación quirúrgica, la tecnología había visibilizado una necesidad sobre cuyas soluciones merecía la pena investigar.

Leer mas…

Artroscopia sin cables

El WAD (Wireless Arthroscopic Device) o artroscopio sin cables es un invento del Dr. Guillén y el equipo de ingenieros de INDRA liderado por Juan Ignacio Sanz Peciña. No es una tontada el invento, y apetece hablar de él por esta especie de orgullo patrio que da cuando ves que, a pesar de todo, se siguen haciendo cosas muy relevantes en nuestro país.

El invento en sí no es más que una prolongación del espíritu que impulsó al Dr. Guillén, en los años 70, a introducir la artroscopia como ayuda a la cirugía traumatológica. Siempre cuenta que un ilustre traumatólogo le dijo entonces: Pedro, por qué miras por el ojo de la cerradura si puedes abrir toda la puerta. Leer mas…