Donde hay luz, hay vida: el último reto de nuestro amigo, el esquiador acuático Ricardo García

Rebeca Ruiz Siguín

Nuestra historia con el deportista Ricardo García se remonta a los inicios de Clínica CEMTRO, cuando el canario acudió a las manos del Dr. Pedro Guillén tras haber sufrido un accidente de moto y ser operado en la Isla de la Palma sin éxito.

Nos cuenta que bromea con el Dr. Guillén y le dice que su pierna quedó mejor incluso que la otra, “sus manos hicieron algo espectacular… ¡cómo estaba y cómo la dejó!”

RICARDO FOTO CLINICAA todo el mundo le gusta ver a sus amigos, el problema es que la mayoría de las veces, el encuentro de la Clínica con sus colegas cuenta con una razón de salud, claro, es lógico ya que no somos unos amigos corrientes.

El año pasado volvimos a ver a uno de ellos, Ricardo, acababa de llegar de Estados Unidos, es más, tal y como nos cuenta, “lo primero que hice al aterrizar en Madrid fue montarme en una ambulancia con destino a Clínica CEMTRO”.

El palmero sufrió un grave accidente de tráfico en Estados Unidos, donde fue tratado antes de regresar a España. Dos fisuras en el cuello, otras dos en la columna vertebral, un neumotórax producido por 7 costillas que se le partieron y le perforaron el pulmón, la pelvis partida, la pierna derecha se le salió de la cadera y se fue hacia detrás, “tenía la pierna en la cabeza”, nos explica. Todo su cuerpo sufrió lesiones de segundo y tercer grado por el asfalto. Dos dedos del pie derecho partidos, uno del pie izquierdo, una clavícula rota y otra luxada, unos 34 puntos en la cabeza y perdió una nalga completa. Leer mas…