Blog médico de clinicacemtro.com

Tu salud nuestro objetivo

Donde hay luz, hay vida: el último reto de nuestro amigo, el esquiador acuático Ricardo García

Rebeca Ruiz Siguín

Nuestra historia con el deportista Ricardo García se remonta a los inicios de Clínica CEMTRO, cuando el canario acudió a las manos del Dr. Pedro Guillén tras haber sufrido un accidente de moto y ser operado en la Isla de la Palma sin éxito.

Nos cuenta que bromea con el Dr. Guillén y le dice que su pierna quedó mejor incluso que la otra, “sus manos hicieron algo espectacular… ¡cómo estaba y cómo la dejó!”

RICARDO FOTO CLINICAA todo el mundo le gusta ver a sus amigos, el problema es que la mayoría de las veces, el encuentro de la Clínica con sus colegas cuenta con una razón de salud, claro, es lógico ya que no somos unos amigos corrientes.

El año pasado volvimos a ver a uno de ellos, Ricardo, acababa de llegar de Estados Unidos, es más, tal y como nos cuenta, “lo primero que hice al aterrizar en Madrid fue montarme en una ambulancia con destino a Clínica CEMTRO”.

El palmero sufrió un grave accidente de tráfico en Estados Unidos, donde fue tratado antes de regresar a España. Dos fisuras en el cuello, otras dos en la columna vertebral, un neumotórax producido por 7 costillas que se le partieron y le perforaron el pulmón, la pelvis partida, la pierna derecha se le salió de la cadera y se fue hacia detrás, “tenía la pierna en la cabeza”, nos explica. Todo su cuerpo sufrió lesiones de segundo y tercer grado por el asfalto. Dos dedos del pie derecho partidos, uno del pie izquierdo, una clavícula rota y otra luxada, unos 34 puntos en la cabeza y perdió una nalga completa.

Estuvo ingresado en Clínica CEMTRO durante una semana y siguió su rehabilitación en su tierra pero sin perder el contacto y la orientación del profesor Guillén. Ahora está feliz y muy contento de ser el mismo chico de siempre. “Me siento afortunado por estar aquí, caminando, haciendo deporte y en definitiva, llevando una vida normal”.

La recuperación ha sido asombrosa, como él nos dice, “casi del 100%”, y ayer, 7 de octubre de 2013, se enfrentó a su primer reto tras el accidente de Estados Unidos: recorrer 56 millas náuticas en esquí acuático, desde Ibiza (Puerto de San Antonio) hasta Alicante (Puerto de Javea).

Aunque reconoce que antes de comenzar la hazaña se sentía mal físicamente ya que no había dormido bien por los nervios, a medida que iban pasando los minutos y se calzó los esquís se fue encontrando mucho mejor. Salió a las 08:56 de la mañana. “A la hora y media los pies y los dedos se me durmieron, estaban negros. Pero no me vine abajo, lo único que pedí a mi equipo es que me animasen y que me diesen plátanos para evitar los calambres”.

ricardo garcia 2

Como nos dice, sus amigos le engañaban con la hora para que así no pensase que le quedaba mucho para llegar a la costa, cuando comenzó a ver las casas a lo lejos sintió que faltaba poco y se enfundó de fuerzas para terminar.

Y por fin alcanzó su meta a las 2 horas y 52 minutos, el reloj marcaba las 11:48 en el Puerto de Javea, aunque su verdadero objetivo era otro, “he querido con esta prueba ayudar a gente que ha pasado algo similar o ha vivido cualquier enfermedad. Porque donde hay luz, hay vida y hay que seguir luchando pensando que sí se puede. Yo nunca pensé que me iba a quedar en una silla de ruedas, en mi cabeza sólo existía el pensamiento de que tenía que hacer deporte y recuperarme. Se puede, se consigue”.

Ricardo no ha perdido las ganas de luchar nunca, ni como persona, ni como deportista. “Animo a la gente a que se marquen retos porque la vida es como un deporte de alto nivel, siempre hay que superarse”.

El reto de ayer fue todo un éxito, y Ricardo continuará luchando cada mañana de cada día. Nosotros, sus amigos de Clínica CEMTRO, le acompañaremos en más hazañas esperando verle pronto, pero de visita.

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos. Promedio: 5,00 de 5)
Loading...