Blog médico de clinicacemtro.com

Tu salud nuestro objetivo

La tiza de Orts Llorca

Me cuenta el doctor Guillén (que en estas últimas entregas ejerce más de profesor Guillén) que hace años, cuando comenzaba de profesor adjunto en la universidad, introdujo en la clase de anatomía el proyector de diapositivas. Orts Llorca, catedrático a la sazón, eminencia de la anatomía, acudió a ver la primera clase dada con este nuevo sistema. “Pedro“, me dice que le dijo, “eso de las proyecciones es algo muy bueno. Eso puede revolucionar la formación. Pero te voy a dar un consejo. Llévate esto siempre contigo, porque no sabes cuándo te quedarás sin electricidad“. Y le regaló una tiza.

La tiza de Orts Llorca 2

Hace una semana, el 17 de Septiembre de 2013, el profesor Guillén sustituía el proyector por un nuevo sistema de Teleeducación en medicina: las GoogleGlass; las gafas de google con videocámara y conexión a internet. Hace una semana el profesor comenzaba a desbrozar caminos en territorios inexplorados. Este artilugio, junto a otros que vendrán y que irán superándose en perfección, van a ser las herramientas con que nos comunicaremos en los próximos lustros. Y el profesor, clarividente, visionario, se ha puesto a explorar sus posibilidades, a determinar sus carencias y sus virtudes. Ha dirigido la primera Clase Magistral guiada por las susodichas lentes, y lo ha hecho con un deje de desmesura que sólo los grandes personajes pueden permitirse: una retransmisión dirigida a 300 universidades y hospitales de todo el mundo con comunicación bidireccional y participación de los asistentes.

Pero el profesor es una maestro del aprendizaje, y no olvida las palabras de sus maestros. Por eso se empeñó en que no faltase la tiza en esta proyección: junto a la imagen proporcionada por las gafas de google había en la sala una cámara convencional para captar todo lo que ocurriese, por si la imagen de las gafas no era adecuada, o por si se caía la emisión. Y se empeñó también en enviar la señal artroscópica del artroscopio sin cables. Y se empeñó en que toda la retransmisión estuviese planificada y dirigida por los mejores expertos en telecomunicaciones de la mano de Telefónica. Y todo este empeño y esta planificación hizo que durante la cirugía hubiese señal en todo momento, y que los defectos de las gafas no supusieran una merma en la formación, y que se marcasen claramente sus virtudes, y que más de 500 personas pudieran seguir y participar en la clase magistral del profesor.

Y fue muy significativo y hermoso que su hija, esa mañana, antes de una experiencia en la que se habían involucrado decenas de profesores y cirujanos de renombre mundial, que aunaba el esfuerzo de grandes multinacionales con sello español (Telefónica, Indra, Google españa…), que había generado una enorme expectación en países de todo el mundo, y que había supuesto muchos días de trabajo para todo el equipo involucrado; digo que fue significativo y hermoso que su hija, antes de ese acontecimiento retransmitido a todo el mundo, alargara la mano y, envuelta en un plástico viejo, rotulada, sellada con una goma raída, le entregase la tiza del profesor Orts Llorca. “Por si algo falla“, le dijo. Para tener siempre una forma de seguir adelante.

Pero eso, está claro, es algo que el profesor ya aprendió hace muchos años.

 

 

 

 

 

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos. Promedio: 5,00 de 5)
Loading...

Un comentario a La tiza de Orts Llorca

  1. PABLO says:

    Efectivamente, por si algo falla… pero la ilusión, el trabajo y el esfuerzo dan sus frutos.