Blog médico de clinicacemtro.com

Tu salud nuestro objetivo

Avances en patología y cirugía de vesícula

Las piedras en la vesícula son uno de los procesos más frecuentes del mundo; y su tratamiento, la colecistectomía, es la cirugía abdominal más común.Siendo pues un tema tan relevante, es normal que se investigue ampliamente sobre ello. En una revisión somera de las revistas científicas, hemos identificado tres temas muy interesantes por los que transcurre la investigación sobre cálculos biliares y su tratamiento:

<ALT>vesicula biliar

Imagen laparosópica de la vesícula biliar

1) Cálculos biliares y riesgo cardiovascular:

El riesgo cardiovascular siempre está de moda. No en vano la principal causa de muerte en nuestra sociedad siguen siendo las enfermedades cardiovasculares. Eso hace que muchos investigadores estudien con detenimiento los factores que aumentan el riesgo de padecer estas enfermedades, como el tabaquismo, la hipertensión o la obesidad.

El problema a la hora de identificar un factor de riesgo es delimitar si ese factor que estamos estudiando indica per se un mayor riesgo, o si es consecuencia de otros factores de riesgo. En el caso de los cálculos vesiculares es difícil de determinar, porque los pacientes sometidos a una cirugía de vesícula suelen tener otros factores de riesgo cardiovascular y no es fácil saber si uno es huevo o gallina.

<ALT>vesicula biliar

Imagen de la vesícula biliar sobre el hígado

Un reciente estudio de una larga cohorte de sujetos parece indicar, tras eliminar otros factores que puedan generar confusión, que los cálculos biliares son un factor de riesgo independiente para padecer enfermedad cardiovascular. Sin embargo, el hecho de que ese riesgo , aunque existente, no varíe tras quitar la vesícula, y la alta frecuencia de otros factores de riesgo cardiovascular en pacientes colecistectomizados, hacen pensar que la piedra en la vesícula es sólo un huevo, y que hay otra gallina detrás que pone las piedras y daña el corazón.

2) La flora intestinal:

Otro tema interesante en las enfermedades de la vesícula es la implicación de la flora intestinal en la formación de los cálculos. La flora intestinal está en todas partes últimamente: se la implica en el desarrollo de la diabetes, de la enfermedad cardiovascular, de la obesidad, de la formación de la inmunidad… Si en asuntos tan alejados del intestino parece tener implicación, más la tendrá en asuntos tan cercanos al intestino como son los cálculos biliares, ¿no?

Hace ya tiempo que se sabe que en los cálculos biliares es frecuente la presencia de bacterias, y que el tipo de bacteria que habita en la vesícula biliar determina el tipo de piedra biliar que se formará. En un estudio reciente se han caracterizado la composición bacteriana del intestino, la bilis y las piedras de 29 pacientes con colelitiasis y se ha comparado con 39 individuos sanos. El estudio encuentra diferencias significativas en cuanto a la presencia o ausencia de ciertas bacterias que pueden jugar un papel protector o agente en el desarrollo de cálculos biliares. Habrá que determinar en el futuro si actuar sobre esa flora intestinal puede modificar la aparición de bacterias.

3) Laparoscopia: ¿Es necesariamente mejor cuanto más pequeño?

El último punto que nos ha parecido interesante, y que nunca deja de ser interés en cirugía, son los avances en la cirugía mínimamente invasiva. Desde hace años se recomienda la cirugía laparoscópica, que es mucho menos invasiva que la cirugía abierta tradicional. Lo que ocurre es que tras esa mejora se puede buscar siempre ser aún menos invasivo, siempre y cuando con eso no perdamos efectividad al ofrecer un tratamiento. Es lo que ocurre con la cirugía minilaparoscópica.

<ALT>vesicula biliar

Fotografía de una vesícula biliar extraía por laparoscopia

La cirugía laparoscópica de vesícula puede ser igualmente efectuada con incisiones de acceso de 10mm umbilicales, epigástricos de 5mm o laterales de 2mm. El desarrollo y la difusión de la cirugía minilaparoscópica dependen del desarrollo de ópticas e instrumental preparados para abordajes mínimos. Las revisiones de hace unos años sugerían que la disminución del tamaño de los trócares podía ofrecer ciertas mejoras limitadas, pero a cambio producía un mayor riesgo de conversión a cirugía abierta.

Sin embargo, estos resultados son dudosos y continuamente salen estudios que ofrecen datos contradictorios sobre los resultados de la cirugía laparoscópica clásica y la cirugía laparoscópica con incisiones mínimas. Sin duda es un asunto aún por resolver, y serán los desarrollos técnicos instrumentales los que nos permitirá hacer cirugías cada vez menos agresivas e igual de efectivas.

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos. Promedio: 5,00 de 5)
Loading...